¡NO TENGO TIEMPO! Taller habilidades y técnicas para organizar mi tiempo.

¿Cuántas veces has dicho esto en la última semana? ¿Cuántas veces lo has oído como justificación de alguien que no ha cumplido algún compromiso?

Junto a esta expresión, otras como <<he perdido tanto tiempo en…; o, necesito días de 35 horas…; o, cuando tenga tiempo lo haré…>> forman parte de nuestra comunicación cotidiana.

Desde mi punto de vista,  lo peor no es que lo digamos a los demás. El drama es que nos lo decimos a nosotros mismos, y nos lo creemos.

PRIMERA BUENAS-MALA NOTICIA: Tienes todo el tiempo, todo tu tiempo: tu vida.

Has nacido con un crédito de tiempo que, en condiciones normales, puede equivaler a unos 75 años para los hombres y 85 para las mujeres (esperanza media de vida en España). Y aunque no sepas la fecha de fin, sí sabes que cada hora tiene 60 minutos, cada día 24 horas y cada semana 7 días.

Tienes todo tu tiempo. Dilo, repítelo. Deja que tu mente incorpore esta idea a tu mapa de creencias. No sigas autoconvenciéndote de una falacia como la de que no tienes tiempo. Porque no es cierto. Tienes todo tu tiempo, toda tu vida. Estar vivo es transitar tu tiempo momento a momento. Vivir es DECIDIR cómo realizar este tránsito.

SEGUNDA BUENA-MALA NOTICIA: Cómo vives en cada unidad de tiempo los decides tú.

En ocasiones coincide el dónde estás y lo que estás haciendo con lo que te gusta. En otras ocasiones, no. Pero cómo vives [cómo transitas esos momentos] sí es tu decisión. A veces es más inteligente aprovechar lo positivo de una situación ineludible, por incómoda que te resulte, que lamentarse por lo que no se puede cambiar. Puedes llamarlo conformismo  o inteligencia. Esto te lo dejo a ti. El hecho es que:

  • Si puedes elegir qué y cómo hacer: aprende a tomar decisiones
  • Si no puedes elegir qué y cómo hacer: aprende a tomar decisiones

Si lo piensas bien, no se trata de cuánto tiempo-vida has dedicado a algo o alguien, sino cómo lo has utilizado. ¿Cuál es tu método para tomar las decisiones de cada día?

TERCERA BUENA-MALA NOTICIA: Tu tiempo no está en tu reloj, sino en tu mente.

<<hoy hace mal tiempo; tiempo muerto; ¡ojalá!; ¡ya vooooooy!…>> Así te comunicas, así sientes, así vives. ¿Cómo te comunicas? ¿Cuál es tu mapa de creencias con respecto al uso eficaz del tiempo? Si tú no decides qué y cómo, alguien lo está haciendo por ti, ¿sabes quién? ¿quieres que otro tenga ese poder sobre tu vida?

CUARTA BUENA-MALA NOTICIA: solo es eficaz quien tiene la agenda completa.

Quien aspira a una agenda vacía, o no la llena completamente, vive siempre en la ansiedad del “no llego”. Una agenda es un dibujo de tu vida dividida en unidades concretas que llamamos semanas – días – horas. No puedes dejar  “un hueco” en la agenda porque no puedes “quitar una hora” a tu vida. El resultado que buscas necesita una actuación diferente. Lo que has de aprender es cómo llenar tu agenda (dibujo de tu vida) de la forma más eficaz y satisfactoria posible.

Las personas eficaces que han aprendido a tomar decisiones adecuadas con su tiempo-vida saben:

  • Cómo ubicar todas sus actividades en el período temporal. En función de su energía. En función del tipo de actividad y habilidades requeridas. En función de prioridad e importancia.
  • Cómo silenciar las distracciones internas y externas para concentrarse en cada actividad física y mentalmente.
  • Cómo utilizar la elasticidad de muchos momentos para optimizar su rendimiento.
  • Cómo decir “sí” a su plan [y “no” a las distracciones] y cumplirlo. Se autoeducan y educan a los demás.

QUINTA BUENA-MALA NOTICIA: Se puede[¿se debe?] aprender a vivir-usar mi tiempo.

Las personas son sus decisiones y están donde se sitúa su mente, que no siempre coincide con dónde se encuentra su cuerpo.

Aprender a vivir en tiempo de presente es el gran reto de quienes necesitan acabar con la ansiedad de “he perdido tiempo…, y no llego…”. Vivir en ayer es frustración. Vivir en mañana es ansiedad. Vivir en hoy es:

  • Dedicar un tiempo a planificar la vida con método, y como un hábito.
  • Hacer lo que se ha planificado, sabiendo evitar o eludir tentaciones y presiones.
  • Aprender para mejorar el proceso de planificación y ejecución.
  • PRACTICAR-PRACTICAR-PRACTICAR….

 

¿Por qué son éstas buenas-malas noticias?

Son malas noticias porque nos dejan sin excusas ni quejas para justificar nuestra falta de competencia en la organización de nuestra vida.  No podemos culpar a nada ni nadie de cómo usamos esto que llamamos tiempo y que es nuestra vida.

Son buenas noticias porque cada una de las soluciones o actividades de la mal llamada <<gestión del tiempo>> son hábitos y conductas que se aprenden y se entrenan. El taller celebrado en Málaga el pasado 2 de Mayo permitió a los y las asistentes conocer sencillas y eficaces técnicas para hacer de su vida un presente satisfactorio.

Ahora, se trata de practicarlas con constancia, y seguir aprendiendo.